Home

FICHA TÉCNICA

Título: Little Miss Sunshine

Año: 2006

Director: Jonathan Dayton, Valerie Faris

Guión: Michael Arndt

Música: Mychael Danna, Devotchka

Fotografía: Tim Suhrstedt

Reparto: Abigail Breslin, Steve Carell, Toni Collette, Greg Kinnear, Alan Arkin, Paul Dano, Beth Grant, Bryan Cranston, Jill Talley, Brenda Canela, Justin Shilton, Gordon Thomson

archivos_imagenes_carteles_1_10944

“Todos fingen ser normales” reza una de las frases promocionales de la película, normales, ¿Quién es normal? Afortunadamente en esta familia nadie lo es. Una serie de miembros de personalidades muy distintas hacen de este relato algo mágico y fascinante:

Un padre incapaz de llevar dinero a casa, enfrascado en un proyecto de dudosas posibilidades que, para más inri, está obsesionado con la idea de éxito, aquello que precisamente cree tener en la palma de la mano y  que sin embargo, se le escapa. Uno de los mejores personajes, su evolución a lo largo del metraje es fantástica, él cree que está tomando los pasos adecuados para el éxito sin embargo, cuantos más traspiés sufre, más cerca esta acabar siendo, realmente, un autentico ganador, no necesariamente rico, pero más cerca de su felicidad. Interpretado por Greg Kinnear (Conocido por Mejor…Imposible o Green zone) con gran acierto.Captura2 (1)

Una madre que ha estado divorciada, que no tiene reparo en mentir -¿Cuánta gente en el mundo afirma no ser fumadora mientras esconde la cajetilla tras la espalda?-  encarnada por Toni Collete, que a punto estuvo de llevarse la estatuilla más preciada de Hollywood por El sexto sentido.

Un tío académico, especialista en Marcel Proust, cuyos problemas amorosos y emocionales han estado a punto de terminar con todo tras un despido y un intento de suicidio. Este personaje lo interpreta Steve Carrel en uno de los papeles más serios de su carrera. En este caso,  sin querer desmerecer sus trabajos anteriores, sorprende gratamente.

Otro secundario bien reconocido de este film fue Alan Arkin, el abuelo rudo y drogadicto que no tiene problema en decir todo lo que le viene a la mente pero que a su vez trata a la jovencísima protagonista con más corazón y dulzura que nadie. Recibió varios premios por esta interpretación incluyendo un Oscar y un BAFTA.

El sindicato de actores se encargó de premiar también al hermano mayor (un sensacional Paul Dano que también sobresalió en las oscarizadas Pozos de ambición y 12 años de esclavitud), obsesionado con el filósofo Nietzsche, que decide hacer voto de silencio hasta conseguir su objetivo: ser piloto de aviones. Sin embargo, la vida le depara una sorpresa que cambiará de manera radical su modo de pensar.

Finalmente, la protagonista, una carismática y ocurrente niña (Abigail Breslin) que sueña con ganar un concurso de belleza: Pequeña Miss Sunshine. Como el resto de personajes de la imperfecta familia tiene sus defectos y dudas, desde un desmedido miedo al fracaso (por influencia de su padre) a no resultar guapa (lo que lleva a una gran escena durante la película en la que, por comentarios de su padre, no se atreve a tomar el helado que tanto le apetecia para el desayuno por no engordar y perder su preciada estética)

1

Esta película funciona como un puzle, hay unas cuantas fichas sobre la mesa y todas son necesarias para completar la imagen que Jonathan Dayton y Valerie Faris, los directores pretendían lograr.

Durante el metraje aparece una furgoneta amarilla que también podría considerarse parte de la familia, sufre como todos ellos, cada vez está en peor estado, pero como el resto, consigue avanzar kilometro a kilometro y problema a problema hasta que la ruta termina. Además sirve de nexo para unir a todos, de hecho, hay una escena en la que todos deben empujar la furgoneta para poder continuar, una bonita forma de hablar de la necesidad de colaboración para ser más fuertes y conseguir lo que se proponen.

Hay parejas que dan especial sentido a la película; una durante la primera mitad del metraje, formada por el abuelo y su querida nieta a la que ayuda a preparar el espectáculo para el concurso, tratando de eliminar todos los complejos que le persiguen así como el terror a la derrota, algo que, necesariamente le alejaría de su padre, perdedor de nacimiento y digno protagonista de una película de los Coen. Esta relación nos habla de lo valioso que es poder contar con una persona que crea en ti, que te apoye hasta el final y te despoje de las dudas que te impiden evolucionar hacia algo mejor.

La del padre y su hija sería exactamente la parte opuesta: le hace dudar y le presiona pensando que está ayudando a que triunfe cuando lo que realmente hace es crearle dudas e inseguridades. No obstante, en esta película, los personajes están en constante evolución y poco a poco va confiando en su hija y viendo menos claras las que para él siempre habían sido líneas del éxito; a veces no es necesario ser el mejor, sino sentirte como tal, disfrutar de lo que haces y sentirte orgulloso, se tenga o no éxito. Y lo más importante, que los que te quieren te apoyen y confíen en ti.

Otra que aunque aparezca desde el inicio, cobra más relevancia durante la segunda parte del film, es  la de Nietzsche y Proust, el hermano nihilista y el derrotado tío que, quejándose juntos de la vida, se darán cuenta de la belleza oculta del sufrimiento.

Hay bandas sonoras que acompañan mejor o peor una película, en este caso Mychael Danna y, sobre todo, el grupo Devotchka crean son su música otro personaje que se pasea por cada lugar que pisa la familia a pesar de no tener forma corpórea.

Mención especial merece el guión(a cargo de Michael Arndt, también guionista de Toy Story 3), que con lo simple de su historia, mereció el Òscar que ganó. Cuando hablo de guiones simples, quiero hablar de esas películas cuya trama no está enmarañada, no es compleja y no cuentan con presupuesto abultado, como es el caso de Gran Torino, de Clint Eastwood.

Ambos relatos son una lección de vida, retratos de una sociedad imperfecta cuyo valor reside en los golpes que da el destino, cómo los encajamos, aguantamos el dolor, lo convertimos en experiencias y seguimos caminando, estando cada vez más preparados para la próxima piedra que la vida ponga en nuestro camino.

Este film dura, aproximadamente, 101 minutos, durante los 100 primeros me planteé por qué es considerada comedia, si tiene más momentos dramáticos y menos carcajadas que algún drama, la respuesta llegó justo al final, cuando empezaban a asomar los créditos y me di cuenta de la imposibilidad que tenia para no despedirme de esta familia con otra cosa que no fuera la sonrisa más sincera y regocijante de mi repertorio.

Que el perdedor que todos llevamos dentro vea esta película y se dé cuenta que el ganador es aquel que no se rinde. “¿Sabes lo que es un perdedor? Un perdedor de verdad es aquel que tiene tanto miedo de perder que ni lo intenta” Pequeña Miss Sunshine.

Alberto Segovia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s