Home

Título: A cambio de nada

Duración: 93 minutos

Director: Daniel Guzmán

Guión: Daniel Guzmán

Fotografía: Josu Inchaustegui

Reparto: Miguel Herrán, Antonio Bachiller, Felipe García Vélez, Antonia Guzmán, María Miguel, Luis Tosar, Patricia Santos, Miguel Rellán, Fernando Albizu

A_cambio_de_nada-246727834-large

A cambio de nada  es la opera prima de Daniel Guzmán, director a quien conocemos más por su presencia omnisciente en la pequeña pantalla encarnando a Roberto en Aquí no hay quien viva que por su faceta como cineasta. No obstante, ya había hecho sus pinitos como director de cortometrajes llegando a ganar un Goya por su obra Sueños en 2003.

En esta ocasión, se estrena con los largometrajes por todo lo alto: produciendo, dirigiendo y realizando el guión de esta película de corte clásico que es capaz de entretener y enternecer a partes iguales.

El joven Miguel Herrán interpreta a un adolescente que, afectado por el convulso divorcio de sus padres, se adentra en una vorágine de rebeldía con el único objeto de disfrutar de su juventud y ser independiente.

MG_17951

Un viejo truhán a quien la edad del pavo le ha durado hasta más allá de los 50 (Felipe García Vélez) posee un taller de motos de dudosa legalidad y hace las veces de referente para un chaval que si bien no sabe exactamente lo que busca, sí está seguro de que quiere ser libre.

Es una historia que roza lo fantasioso en muchas ocasiones, sin caer por ello en el ridículo, pues parece claro que una imitación de la realidad al pie de la letra no es en absoluto necesaria para contar lo que aquí se quiere contar.

El film podría definirse como americanada adolescente noventera y de calidad “a la española”, pues sigue algunos de los cánones por el cine hollywoodense en el que el joven rebelde lo es con cierta moderación, causando a lo sumo daños materiales o disgustos a sus padres, teniendo una casuística dura que justifica perfectamente su actitud y siendo del todo complaciente con el espectador durante todo el desarrollo del metraje. Vamos, una historia sencilla y convencional que sin embargo funciona gracias a los omnipresentes elementos armonizadores como son la emotividad y las breves pinceladas de humor.

Todo gira en torno a la profundidad y sinceridad del concepto de amistad adolescente, que es tan sumamente fuerte que es capaz de impregnar a todos los que toca con su magia. De este modo, llega a ser profunda la amistad que el protagonista tiene con su fiel amigo de toda la vida (Antonio Bachiller), un joven vecino de su edad, pero también lo es la que llega a entablar con el viejo truhán del taller de motos que le acoge como aprendiz o con la anciana de la que se apiada y ayuda cuando más lo necesita (Antonia Guzmán).

MG_4692

A destacar, la dirección del novel Guzmán, que empleando el más clásico de los lenguajes audiovisuales es capaz de contar con una notable solvencia su historia y las interpretaciones, especialmente las de los jóvenes Herrán y Bachiller, que logran que los espectadores nos creamos en todo momento a la que, de otro modo, le sobraría edulcorante para ser creíble.

A mí, que las películas de historias adolescentes suelen dejarme con un amargo sabor de boca  porque no me veo en absoluto reflejado en las realidades o pseudo-realidades que tratan de narrar, ésta sí me ha gustado, pues sí he podido ver en el joven protagonista, rebelde pero de buen corazón a ese yo de 16 años que tanta experiencia me ha hecho adquirir en esta vida.

Ismael Piazuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s