Home

Ficha técnica:

Título: Orlando: Biografía

Autor: Virginia Woolf

304 páginas

Madrid: Alianza Editorial, 2012

PVP: 10’95

Creo que no entendí Orlando. O quizá sí, no lo sé.

Voy a comenzar por el principio. Hace cosa de un mes leí Orlando, una de las pocas novelas de Virginia Woolf que me quedaban por leer. Me la regalaron hace tiempo pero hasta hace nada no me había picado la curiosidad y, cuando ésta me picó, volví a buscarlo, aguardando ser sacado de la estantería para ser leído.

Fui a leerlo sin ninguna predisposición, es decir, sin ninguna expectativa o sin una ilusión de qué me iba a esperar o cómo iba a ser esta aventura. Fue una sabia decisión, porque Virginia, de nuevo, me volvió a romper los esquemas.

descarga

Dicho sea de paso, antes de Orlando ya había leído La Señora Dalloway, Una habitación propia, Las olas, Al faro y Flush y, si habéis leído alguno de ellos, sobre todo Las olas, coincidiréis conmigo en que Virginia es capaz de sorprender y atrapar al lector en un mundo de contemplación, cercano a una noche en los años 20 con un círculo reducido de amigos fumando opio. Además, personalmente, después de Las Olas no podía esperar nada mejor escrito por ella, porque, bajo mi punto de vista, es sin lugar a dudas su mejor obra.

Quizá por eso tenía mitificada a una Virginia Woolf apesadumbrada (no más lejos de la realidad) y melancólica, pero también muy seria. Por eso me rompió los esquemas, porque no podía parar de imaginarme a la inglesa estirada de Virginia escribiendo mientras se reía al mismo tiempo que lo hacía yo al leer todas sus ironías y su humor, nunca mejor dicho, tan inglés.

Orlando es una parodia. Es una parodia de la vida, de la literatura, de la sociedad y del ser humano. Es una carcajada limpia ante los ilustres escritores de la literatura británica, sumergidos en biografías pomposas de hombres ilustres. Literatura de hombres por y para hombres. Y dentro de este prisma social, Virginia Woolf decide escribir una biografía “como unas vacaciones de escritor”. Una biografía que trata la vida de un hombre, sí, pero que se convierte en mujer y forma parte del “sexo débil”.

 “Hay que concluir pues que la sociedad es como uno de esos ponches que las amas de casa expertas sirven calientes en Navidad, cuyo sabor depende de la correcta mezcla y agitación de una docena de ingredientes distintos. Se extrae uno de ellos, y por sí solo es insípido”

Orlando es un reflejo de todos los pensamientos de Virginia Woolf: la situación de la mujer en la sociedad, la situación de la mujer en la literatura, las relaciones sexuales o las relaciones homoeróticas. Sin embargo, bajo toda esta superficie de pensamientos embotados, surge la verdadera Virginia, la Virginia de La Señora Dalloway y de Las olas, la mujer entre fieras que busca hacerse un hueco pero que es derrotada por la melancolía y la pesadumbre.

orlando on her return to England

Pero desafortunadamente el Tiempo, que hace que los animales y los vegetales medren y decaigan con admirable puntualidad, no tiene un efecto tan simple sobre la mente del hombre. La mente del hombre, además, actúa de forma igualmente sorprendente sobre el cuerpo del tiempo. Una hora, una vez que se aloja en ese extraño elemento que es el espíritu humano, puede estirarse a cincuenta o cien veces su duración en el reloj; y a la inversa, una hora puede ser representada con precisión en el reloj de la mente por un segundo. Esta extraordinaria discrepancia entre el tiempo del reloj y el tiempo de la mente es menos conocida de lo que debería ser y merecería una investigación más profunda.”

Orlando es una biografía, aun con todos los elementos paródicos e irónicos. Narra la vida de Vita Sackville-West, amiga y amante de Virginia Woolf a finales de los años 20: sus idas y venidas, sus problemas dentro de la aristocracia británica, sus problemas de herencia por ser mujer o su obra literaria aparece reflejada en la obra, hasta tal punto que las ilustraciones que aparecieron acompañando la edición original (y la de Alianza Editorial) eran de ella. Por tanto, la simple dedicatoria de este libro encierra más de lo que podemos llegar a imaginar. Sin embargo, esta es una lectura difícil de llegar a percibir, puesto que, desafortunadamente, la vida de esta aristócrata amante de la lectura y de los jardines a partes iguales nos es desconocida al lector común.

Orlando es un clásico; quizás no de primer nivel, pero un libro de cabecera de cualquier persona amante de una visión femenina de la literatura, sobre el amor libre, de una literatura amable y divertida, de una literatura que nos hace caer en la cuenta de las insensateces que siguen en nuestra sociedad.

Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s