Home

fata morgana 1

Ficha técnica:

  • Título original: Fata/Morgana (Fata Morgana)

  • Año: 1965

  • Duración: 84 min.

  • País: España

  • Director: Vicente Aranda

  • Guión: Vicente Aranda, Gonzalo Suárez

  • Música: Antonio Pérez Olea

  • Fotografía: Aurelio G. Larraya

  • Reparto: Teresa Gimpera, Marianne Benet, Antonio Ferrandis, Alberto Dalbés, Marcos Martí

  • Productora: Films Internacionales (FISA)

  • Género: Ciencia ficción. Thriller

«Esta fábula tiene lugar después de lo acontecido en Londres»

Es la célebre e inquietante frase que se perfila en un oscuro rótulo al inicio del para nada   conocido y más que poco asiduo filme con el que Vicente Aranda debutaba en 1965. Fata Morgana, también conocida como la ópera prima de la olvidada Escuela de Barcelona, fue la revelación definitiva, esa que demostró que en una España que en aquellos momentos luchaba por hacerse un pequeño hueco en el panoramCartela internacional después del aislamiento en los años de la autarquía franquista, un nuevo cine español aún era posible.

Era el momento en que la huella de la Nouvelle Vague francesa se hacía notar en el panorama internacional, el surgimiento de las Nuevas Olas internacionales que siguieron aquellos preceptos de un cine rupturista, que preludiaba un cambio generacional y nuevos horizontes para el séptimo arte.

Tan inquietante frase no podría ser menos que una declaración de intenciones. Fata Morgana, o el Hada Morgana, es un efecto óptico de ilusión percibido en la distancia al mirar la tierra que queda muy lejana en el horizonte marino. Parecen erigirse castillos y arquitecturas fantásticas que deleitan a la vista, y esto es vinculante. Se dijo que aquellos intelectuales del momento, protagonistas del fenómeno de la Gauche Divine, en cuyas filas militó el cine marginal de la Escuela de Barcelona, crearon un mundo fantástico, de cuento de hadas. Un reducto de espontaneidad y una bocanada de aire ante la opresión, aprovechando los cambios que les beneficiaron momentáneamente en los años 60 para predicar la que fue su verdadera religión: la libertad.

En un momento en que la censura era imposible de burlar con películas tradicionales estos agudos realizadores sin experiencia alguna en la realización, con un mero afán de provocación, de darse importancia, de jugar un papel en la lucha, de experimentar con el lenguaje cinematográfico… se embarcaron en un viaje sin retorno y con una clara vocación: la autodestrucción.

Un grupo que predica un cine marginal cuyos cimientos se hunden en lo experimental y un profundo simbolismo difícil de desentrañar no podía pretender competencia alguna en el mercado cinematográfico, sin embargo sí fue capaz de burlar la censura, cosa que no lograron otros tantos realizadores en este momento.

Fata Morgana, el debut de Vicente Aranda, un cineasta de alma que convirtió su pasión en una realidad sin haber tenido posibilidad de estudiar, demostró su grandeza junto a Gonzálo Suárez en esta arriesgada y encriptada apuesta cinematográfica, quizás la película más peculiar que haya presenciado la historia del cine español.

Después de unos créditos en formato cómic se inicia una fábula de ciencia ficción en la que, ante un misterioso acontecimiento que se perfila como un temor sin nombre en el horizonte, los habitantes de Barcelona abandonan la ciudad condal aterrorizados por la certeza de que sucederá lo mismo que en Londres.

Un cuento de hadas en el que su protagonista, Gim –una de las modelos más afamadas del momento, Teresa Gimpera, musa de la Escuela de Barcelona-, presa de una calma que no le es propia y verdaderamente sin saber por qué, decide quedarse en una ciudad tan indefensa como ella ante la amenaza del inminente desastre.

Fata Morgana es algo más que la historia de las pocas personas que deciden permanecer en lafatamorgana2 ciudad. Es una fábula del miedo en la que confluyen los destinos de un científico que aprovecha la situación para poner en práctica sus teorías psicológicas acerca del asesinato, partiendo de una curiosa hipótesis que convierte la ciudad desierta en un campo de experimentación que más parece el mundo al revés, en donde es la víctima quien, sin darse cuenta, va en busca de su asesino. Un detective que acepta el papel de héroe y emprende la búsqueda de Gim aún sin saber quién es para librarla de la locura que se ha desatado entre los pocos que no han abandonado la ciudad y parecen constituirse como imagen de los españoles republicanos que no se marcharon al exilio durante el franquismo, entes que se movieron en una atmósfera enrarecida que ya no conocían y en la que tuvieron que sobrevivir. O una misteriosa mujer, que, presa de un desorden postraumático se convierte en una asesina que vaga por la ciudad desierta buscando a todo aquel que le recuerda a su novio muerto en la catástrofe londinense y arremetiendo contra él armada con un cuchillo-pez de inquietante forma fálica.

Mientras tanto Gim es perseguida por todas las personas que salen a su acecho. La víctima inminente que corre en busca de su asesino, o sus asesinos. La imagen de una caperucita roja futurista entre una atmósfera gris y limpia. Moviéndose entre arriesgadas elipsis cinematográficas que tan apenas esbozan una historia que en la época no se entendió y que en parte seguirá sin desentrañarse. Protagonista del que posiblemente sea el único coito intelectual al que jamás ha asistido el cine español y quizás ningún otro cine, construido mediante el lenguaje audiovisual mientras víctima y asesino giran velozmente en la rueda de un parque infantil. Sus primeros planos se simultanean cada vez con mayor rapidez hasta que la imagen se pierde en una risa que más parece un orgasmo que otra cosa. La introducción de fotografías tan tétricas sobre las víctimas que ya pasaron a la historia, entre contrastes lumínicos tan audaces que asustan. La historia de un mundo al revés en el que las elecciones de cada personaje lo convierten, junto con el azar, en víctima y verdugo de su propia vida.

Si hay un auténtico protagonista de la película ese es el destino. La rueda de la fortuna, que gira sin detenerse moviendo los hilos de la existencia, salvando a la víctima y condenando al héroe y al verdugo en un último movimiento maestro.

Pero la imagen de la película es el miedo. Esa es la verdad. Cada película de ciencia ficción, cada película de terror, nos desvela las preocupaciones y los miedos de la sociedad que como tal la concibe. Los zombis, los fantasmas, la sombra del Apocalipsis, no se presentan en una película de forma casual. Son el reflejo de las pasiones de su tiempo. En este caso el susurro de la catástrofe que lleva el viento se constituye como símbolo del miedo, miedo a lo que vendría después del franquismo. La sombra de la incertidumbre, que planeaba sobre la sociedad española de la época como el nombre del Apocalipsis en las desiertas calles de la fantasmal Barcelona de Fata Morgana.

Eso fue la fantasía del Hada Morgana. Un espejismo de irrealidad dibujándose sobre el mar. Vislumbrando los hermosos castillos que habitaron aquellos nombres que pasaron a la historia por un cine cuya vocación última y anunciada fue la autodestrucción.

«Y entonces sucedió lo mismo que en Londres»

CAPARRÓS LERA, J.M: Historia del Cine Español. T&B Editores, Madrid, (España), 2007

COLMENA, E.: Vicente Aranda. Editorial Cátedra Signo e Imagen/Cineastas. Ediciones Cátedra S.A., Madrid, 1996 (pp. 98-103)

El cine Español Actual: conversaciones con… Ediciones JC. Colección Imágenes. nº 30. Eurocolor S.A. España, 2001 (p. 53)

GUARNER, J. L.; BESAS, P.: El inquietante cine de Vicente Aranda. Área de Régimen Interior, 1985 (pp. 25-31 y 42-43)

RIAMBAU, E.; TORREIRO, C.: La Escuela de Barcelona: El Cine de la Gauche Divine. Crónicas Anagrama S.A., Barcelona, 1999

SEGUIN, Jean-Claude: Historia del Cine Español. Acento Editorial, Huertas Industrias Gráficas, S.A., Madrid, 1995

Lucía E. Colom

Un pensamiento en “Fata Morgana o la sombra del miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s