Home

Ficha técnica:

Título: Mortdecai

Año: 2015

Director: David Koepp

Guión: Eric Aronson, Peter Baynham, David Koepp (Novela: Kyril Bonfiglioli, Craig Brown)

Música: Mark Ronson, Geoff Zanelli

Fotografía: Florian Hoffmeister

Reparto: Johnny Depp, Ewan McGregor, Gwyneth Paltrow, Olivia Munn, Paul Bettany, Jeff Goldblum, Aubrey Plaza, Carly Steel, Jamie Bernadette, Camilla Marie Beeput, Ashley Leilani, Michael Culkin, Ulrich Thomsen, Jonny Pasvolsky Alec Utgoff, Guy Burnet.

Con un reparto de la talla de: Johnny Depp, Gwyneth Paltrow o Ewan Mcgregor uno debe esperar cuanto menos una película decente, sin embargo, que Depp fuera uno de los actores punteros a finales de los noventa e inicios del nuevo milenio no quita que en la actualidad parezca incapaz de escoger un papel que le haga volver a lo más alto. Es curioso que precisamente la única de sus películas que se salva un poco de las que se han estrenado recientemente (Into the Woods, 2014) sea en la que menos aparece.

Captura (1)

Mortdecai, el protagonista de esta película, es -casi- tan excéntrico como su actor, si, ese al que hemos visto como Jack Sparrow, el sombrerero loco o el mismísimo Eduardo Manostijeras.

Este peculiar coleccionista de arte en horas bajas, es el encargado de encontrar y recuperar una pintura de gran valor que ha sido robada con la ayuda de su fiel y habilidoso sirviente. Una oportunidad perfecta para volver a tener la solvencia económica que desea. Además la pintura en cuestión podría estar relacionada con cierta cantidad de dinero olvidada que había pertenecido a los nazis y que también seria de ayuda para sus  ambiciones económicas.

Puestas las cartas sobre la mesa, este film es ligero, relativamente cómico (lo intenta más de lo que consigue) y fácil de ver, no obstante  carece de todo valor “artístico”. En otras palabras, es tan prescindible como olvidable.

El ritmo no es bajo pero desgraciadamente se ve lastrado por un guión plagado de gags que necesitan funcionar para hacerle pasar un buen rato al espectador; la mala noticia es que, como mucho algunos pueden sacar tímidas sonrisas, mientras que la mayoría está más cerca de la vergüenza ajena que de la risa genuina. En su tramo final tiene más frescura y se acerca a lo que debería ser pero un arrepentimiento en el lecho de muerte no redime la vida de un pecador.

Captura1

El problema de estas comedias que pretenden parodiar a un cine más serio es la exigencia de un uso eficaz, preciso y continuo de los citados humor y ritmo, los cuales se muestran aquí con una irregularidad que no es permisible en una comedia de calidad.

Es una pena contar con un reparto semejante y no poder lucirlo en condiciones, pues tan solo Paul Bettany logra salir airoso de aquí. Tampoco la banda sonora, correcta pero intrascendente, ni la fotografía, de lo más corriente, consiguen reconducir con fuerza el timón de este barco a la deriva.

Quizá sea el director…Pues parece que otros sí podrían haber sacado verdadero provecho de este material; es el caso de Edgar Wright, quien ya demostró que estas comedias pueden tener un nivel significativo con su trilogía: Zombies Party, Hot Fuzz y The World´s End.

Este divertido tipo de cine es como un truco de magia cutre, sí, esos que todos hemos visto hacer con una baraja de cartas. ¿En qué se parecen? Si te despistan lo suficiente, creerás que el truco es bueno, y que, en el caso del cine, la entretenida parodia es buena, sin embargo, si te dan el tiempo suficiente para pensar te darás cuenta de la trampa y la desilusión no suele dejar un buen sabor de boca.

Alberto Segovia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s