Home

Título: True Detective

 Año: 2014

Director: Nic Pizzolatto (Creator), Cary Joji Fukunaga

Guión: Nic Pizzolatto

Música: T Bone Burnett (Tema principal: The Handsome Family)

Fotografía: Adam Arkapaw

Reparto: Matthew McConaughey, Woody Harrelson, Michelle Monaghan, Michael Potts, Tory Kittles, Kevin Dunn, Alexandra Daddario, Charles Halford, J.D. Evermore, Glenn Fleshler, Shea Whigham, Joe Chrest, Dane Rhodes, Michael Harney, Jay O. Sanders, Lili Simmons, Johnny McPhail, Jim Klock, Garrett Kruithof, Dana Gourrier, Madison Wolfe, Meghan Wolfe, Jackson Beals, Erin Moriarty

Lo que pretende esta serie es algo tan simple como contar una historia (eso que se le da tan bien a Spielberg) y lo hace mediante los puntos de vista de dos personajes tan diferentes y complejos como son Rust Cohle y Marty Hart.

En una sola escena, gracias a un pack de cervezas y una taza sobre la mesa que presiden dos personajes, queda claro en forma de sutil simbología cómo es cada uno de los protagonistas. Por un lado tenemos la cerveza Lone star (cuya traducción literal sería algo así como estrella solitaria), exactamente como es Rust, un solitario empedernido y cínico que se vanagloria de conocerse a sí mismo  y llega incluso a disfrutar del charco de dolor y nihilismo en el que se ha instalado. A la vez, es bueno en lo que hace y comprende la sociedad de un modo tan oscuro como racional.

La otra cara de la moneda es la taza cuya decoración reza “big hug mug” (gran taza de abrazos en español) un mensaje dulce que sin embargo suele albergar en su interior el amargo sabor del café.  Así es Marty. El prototipo de gran hombre americano a pequeña escala: padre, marido, un buen profesional que se lleva bien con la gente y al que da gusto felicitar por sus éxitos.

Captura (1)

Estas diferentes visiones son  expuestas a través de la entrevista personal de cada uno de ellos por separado frente a otros dos agentes de policía que están investigando un caso parecido a otro al que ambos tuvieron que enfrentarse tiempo atrás, dando juego para recorrer las dos líneas temporales.

Sin la filosofía que hay detrás True detective, ésta no tendría el mismo valor. Un día leí que a menudo las mejores historias son capaces de deprimir por su tinte sombrío, como diría Rust Cohle, esas historias son realistas pero en términos filosóficos son consideras como pesimistas.

Una de las bazas más fuertes de esta serie es la atmosfera que consigue crear en cada momento, mediante una cuidada fotografía que muestra paisajes americanos con un tono grisáceo, incluso descolorido, por momentos deprimente e inspirado en la obra Petrochemical America de Richard Misrach y Kate Orff sobre la zona industrial de Luisiana más conocida como la Avenida del Cáncer.

Esa atmosfera también surge de una banda sonora que acompaña a la fotografía y el guión del mismo modo: con precisión e ideas claras, resaltando frases cuya traducción seria “El vacío que confesamos en la hora más tenue del día”; “El coste terrible de todo lo que se ha perdido cuando miramos hacia otro lado” o “Hemos pagado el precio de este cruel dispositivo hasta que no nos queda nada más para pagar” (todas ellas sacadas de la canción The angry river de The Hat)

Estas pocas frases son el fiel reflejo del lóbrego mensaje que reparte capitulo tras capitulo, especialmente el personaje Rust, soberbiamente interpretado por Matthew Mcconaughey en la que probablemente sea la cima de su carrera interpretativa, de hecho tanto él con Rust como Woody Harrelson con Marty fueron nominados al Globo de Oro como mejor actor protagonista, sin embargo, tanto ellos como la serie se quedaron sin premio por culpa de la otra serie del año: Fargo. Entiendo que Woody Harrelson no lo ganase, pero su compañero debería haber ganado por interpretar el que sin duda es uno de los mejores personajes que ha dado la televisión.

La última pieza del rompecabezas que hace, en mi modesta opinión, de esta serie una obra de culto entre las ficciones televisivas y las producciones audiovisuales en general es el plano simbólico que aparece durante el desarrollo de la trama a modo de anzuelo. Mención especial merece El rey de amarillo, obra del escritor Chambers sobre la que se apoyan y de la que sacan elementos clave como Carcosa o el propio rey, que son investigados desde el inicio hasta el final de la serie.

Captura2

Queda recomendada para todo aquel que quiera reflexionar sobre aquellas preguntas existenciales que, de vez en cuando, nos abruman y nos hacen sentirnos pequeños.

Ahora sólo queda esperar a la nueva temporada, deseando (con cierto escepticismo) que esté a la altura de la primera y con esperanzas en la evolución de realizadores como Nic Pizzolatto, creador de los personajes y también director en la primera temporada; Justin Lin, conocido por dirigir las últimas cuatro películas de la saga A todo gas y Janus Metz Pedersen en detrimento de Fukunaga (Jane Eyre, 2011), que abandona la dirección.

HBO logra sumar una más (al menos esta temporada) a su lista de series de culto, esas que hacen que la pantalla pequeña se vuelva enorme, entre las que deberían citarse: Los soprano, The Wire, Hermanos de sangre o la actual Juego de tronos.

Alberto Segovia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s