Home

Azuloscurocasinegro. Luna Clavero fotogramaTítulo: Azuloscurocasinegro

Año: 2006

Duración: 105 min

País: España

Director y guionista: Daniel Sánchez Arévalo

Reparto: Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Roberto Enríquez, Hector Colomé, Ana Wagener, Marta Etura.

Género: Drama. Romance.

Azuloscurocasinegro es el color del traje que Jorge (Quim Gutiérrez) quiso llevar para su graduación en Económicas pero que, a causa del infarto cerebral que sufrió su padre (Hector Colomé), se convirtió también en el color de su estado de ánimo. Al mismo tiempo que busca abrirse camino dentro de un futuro impuesto, su hermano (Antonio de la Torre) reaparece en su vida y con él, Paula (Marta Etura), una reclusa que desea un futuro mejor que entre rejas. Acompañado de Israel (Raúl Arévalo), Jorge intentará deshacerse de sus ataduras, sin que ello conlleve olvidarse de lo más importante. Los deseos de unos y de otros, los miedos, las inseguridades, los interrogantes y las responsabilidades provocan una tensión que ayudará a cada uno de ellos a decidir sobre su propia vida.

La opera prima de Daniel Sánchez Arévalo es el diamante en bruto de toda su filmografía posterior. Es un reflejo de su capacidad de transmitir y de hacer que transmitan. Es el espejo de sus obsesiones: familia, amor, secretos y un toque de locura, que hacen que todos los personajes de sus películas compartan la misma forma de enfrentarse a sus propias vidas.

Sánchez Arévalo nos perfila a una serie de individuos a los que los años les han conducido a una vida que no era la que ellos deseaban: un joven que persigue sus sueños sin apartar de su paso el peso de la responsabilidad familiar, un hombre discapacitado atado a su silla de ruedas que ha perdido el control de su propia existencia, un chico inmaduro que busca encontrar en aquellos a los que vigila un sentido a su vida, una mujer que, sufriendo sus decisiones anteriores, busca un futuro esperanzador estando atada a su presente o un hombre que, sin querer afrontar los errores de su pasado, necesita reafirmarse dentro de un mundo del que ya no forma parte.

Estos personajes están soberbiamente representados por actores de la talla de Héctor Colomé o Marta Etura, junto a los fieles amigos de Sánchez Arévalo como Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo y Antonio de la Torre.

Lleno de un simbolismo puramente visual nos encontramos con contrapuntos arquitectónicos como la vivienda de nuestro protagonista, situada en el sótano con las ventanas casi rozando el techo de su salón, y la terraza del edificio, lugar de sueños irrealizables y de deseos inciertos, o la clara oposición entre dentro de la cárcel y fuera de ella.

Además, la película rezuma humanidad y sentimientos, pues el edificio protagonista del film, el centro de reunión y de reclusión no es otro que el edificio de la infancia del director, donde vivió junto a su familia y donde él mismo acogió a varios de sus amigos, entre ellos, actores de este film, en alguna etapa de su vida.

Me atrevería a afirmar que es una de las mejores primeras películas de un director novel y que este hecho fue decisivo para que ganara tres premios Goya (mejor director novel, mejor actor de reparto, mejor actor revelación) entre los más de cincuenta premios que ha cosechado dentro del panorama cinematográfico.

Tras esta primera película, Daniel Sánchez Arévalo dirigió otros films como Gordos, Primos o La gran familia española. En todos ellos vemos reflejos de su mundo creativo, que en cierta medida comienza a emerger en Azuloscurocasinegro: familias caóticas a la vez unidas bajo unos sentimientos duros pero necesarios, un amor sin amor, sentimientos encontrados, personajes dibujados por pequeños retazos de escenas, emociones contenidas y, sobre todo, la candidez que sólo Sánchez Arévalo sabe utilizar para hablar de los temas más importantes y trágicos de la vida, como la familia, la muerte y los sentimientos.

Me gustaría pensar que dentro de unos años las películas de uno de mis directores favoritos tendrán un lugar importante, ya no dentro de la memoria del cine de este país (donde copan la entrada Almodóvar y Amenábar, Alex de la Iglesia, Guillermo del Toro y demás amigos de grandes súper producciones), pero sí dentro de la memoria de los amantes de las comedias y del buen cine español, porque sus películas dibujan a gran parte de la población, con sus problemas y sus alegrías. Sin duda, tanto esta película como todas las demás, forman parte de mi vida y cada vez que las veo de nuevo añado más sentimientos y recuerdos a ellas.

Sus películas, como la vida, en definitiva, tienen un color incierto y está en las manos de sus protagonistas, aunque sólo sea azuloscurocasinegro.

Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s