Home

BIFFYLAND

Banda: Biffy Clyro

Lugar: Barrowland Ballroom

Aforo: 1900 – 2000 personas

Ciudad: Glasgow, Escocia

Fecha: 5/12/2014   6/12/2014   7/12/2014

Biffy Clyro.

Biffy Fucking Clyro.

¿Quién demonios es Biffy Clyro?

Si estás leyendo esto, el nombre probablemente no te suene a nuevo, pero por si acaso has acabado aquí por alguna fatalidad del destino, permíteme que haga las oportunas presentaciones: Biffy Clyro es actualmente el mejor grupo de rock (¿?) que tendrás la oportunidad de escuchar en directo.

Sí, suena exagerado; aunque no por ello es menos cierto. Pero como no quiero adelantarme ni llegar a conclusiones antes de tiempo, deja que te hable de los tres conciertos que, hace poco más de un mes, arruinaron la música en directo para mí. Ese maldito trío de escoceses descamisados dejó el nivel tan alto, que cualquier otro concierto ahora palidece frente a su recuerdo. Y es que podría escribir sonetos sobre lo increíbles que fueron esos tres días, pero casi mejor empiezo por el principio.

Foto por Kane Hibberd

Foto por Kane Hibberd

En algún momento del verano, con la gira de su sexto y último álbum (Opposites) a punto de terminar, los chicos de Biffy Clyro tuvieron una idea tan sencilla como ambiciosa: complacer a sus fans. Ahí es nada.

Complacerlos a todos. Complacer a aquellos que estuvieron ahí cuando sus discos apenas podían encontrarse en las tiendas de música y también a los recién llegados que les han ayudado a encabezar festivales y llenar salas por toda Europa.

Desde su cambio de un sello discográfico independiente a la Warner en el 2007, con el consiguiente giro que dieron a su sonido, abrazando corrientes más pop y dejando en un segundo plano las canciones de estructuras y tempos inusuales que se habían convertido por aquel entonces en marca de la casa, muchos los acusaron de “haberse vendido”, renegando de los nuevos discos.

Pero si algo han demostrado estos escoceses, es que nadie está más en contacto con su pasado que ellos. Y que en el fondo, después de varios años tocando un repertorio demasiado dependiente de sus éxitos más radio-friendly, ya era hora de hacer un repaso exhaustivo de su catálogo más antiguo.

Así que decidieron que la mejor forma de hacerlo sería programar tres conciertos, uno cada día y cada uno de esos días sería un homenaje a dos de sus discos. Siempre han afirmado que ellos conciben su discografía como dos trilogías separadas. Esta división por grupos correspondería a sus tres primeros discos (Blackened Sky, Vertigo of Bliss, Infinity Land) por un lado y sus tres últimos (Puzzle, Only Revolutions, Opposites) por otro.

Para hacer el asunto más interesante, en cada concierto tocarían solo canciones de dos de sus discos, alternando cronológicamente unos con otros. Es decir; el primer concierto abarcaría canciones del primer y el cuarto disco, el segundo día canciones de su segundo y quinto disco, y así sucesivamente.

montaje biffy

Y por si la promesa casi garantizada de verles tocar en directo algunas de sus canciones menos conocidas no fuese suficiente, el verdadero regalo consistía en permitir a los fans asistentes a los conciertos, votar las canciones que querían escuchar cada noche. Incluyendo B-sides.

Casi parecía demasiado bueno para ser verdad. Pero por una vez en la vida, no fue así y cada novedad anunciada no hacía sino mejorar el trato.

El lugar escogido para llevar a cabo semejante hazaña fue The Barrowlands, en Glasgow. Un mítico recinto cuya construcción data de 1934 y muy significativo para los chicos de Biffy, pues además de ver tocar ahí a algunos de sus héroes cuando ellos eran jóvenes, también les acogió en sus fases más tempranas como grupo.

La reducida capacidad del sitio (unas 2.000 personas aproximadamente) sumada a la especial naturaleza de dichos conciertos, contribuyó al sold-out inmediato los tres días. Un evento prácticamente íntimo en comparación con el nivel de popularidad recientemente adquirido por el grupo.

fotobarrowlands

La organización se cuidó bien de que sólo los fans tuviesen acceso a la compra de entradas, evitando reventas y otros negocios fraudulentos al no permitir la compra de más de dos tickets por cabeza y exigir que los datos del DNI del comprador coincidiesen con los escritos en cada entrada.

El artwork de las entradas de cada día había sido encargado a tres artistas diferentes escogidos personalmente por la banda. Detalles como estos muestran el increíble cuidado que fue puesto en toda la estructura que rodeaba a los conciertos. Ya podrían aprender otros…

la foto

Finalmente, llega el día (o los días, debería decir). Tras unas cuantas horas de cola en la puerta del recinto amenizadas por la compañía de otros fans igualmente ansiosos por entrar, la calle se llena de seguridad y, poco a poco, nos van dejando pasar y ocupar nuestras posiciones en lo que terminaría por ser uno de los mejores fines de semana de nuestras vidas.

**Lo que están a punto de leer contiene cantidades desmesuradas de hype y fangirlismo. Por favor, disculpen las molestias.**

VIERNES 5/12/2014 : BLACKENED SKY + PUZZLE

La primera noche los nervios estaban a flor de piel, la gente subía las escaleras corriendo, casi sin notar que cada peldaño estaba decorado con frases sacadas de canciones de Biffy. ¿Tal vez una pista de los temas que íbamos a oír esa noche?
escaleras1

Una vez dentro, la banda se retrasó una media hora con respecto a la estipulada en la entrada, sin embargo, el resto de días salió también a esa misma hora, con lo que más que un retraso podría considerarse como un error de programación.

El pistoletazo de salida lo marcó Joy. Discovery. Invention (tema que abre su primer disco), e inmediatamente fue seguido por la explosión de adrenalina que es Living is a problem because everything dies, también la primera canción de su cuarto disco. Por un momento, pareció como si el orden del set-list fuese a ser el mismo que el de los álbumes, pero enseguida nos dimos cuenta de nuestro error.

Rarezas de la talla de All the way down Chapter 2 o la largísima Time as an imploding unit / Waiting for Green, (de más de diez minutos de duración), fueron jaleadas unánimemente y formaron los primeros pogos entre el público.foto1

Y si el público enloquecía con cada nueva canción que tocaban, el grupo no podía estar más contento. Ben Johnston, batería de la banda, era incapaz de contener su sonrisa ante los coros generalizados que cantaban ese “Mon the Biff!” tan escocés y que ha traspasado fronteras convirtiéndose en el grito de guerra por excelencia entre fans durante los conciertos de la banda.

El obligado interludio acústico nos dejó a solas con Simon, cantante y guitarrista, mientras éste interpretaba Machines, la sentida balada dedicada a su madre ya fallecida, y I’m behind, tema incluido en Missing Pieces, álbum que recoge los B-sides de la época de Puzzle.

foto2b

Podría destacar muchas otras cosas y pasarme horas hablando del modo en el que brillaban las gotas de sudor sobre la guitarra de Simon o de como los anaranjados rizos de Jimbo, perfectamente engominados al principio del concierto, hacia la mitad del mismo, quedaban convertidos en salvaje melena leonada que caía sobre sus ojos y apenas le dejaban ver que cuerda del bajo estaba tocando.

Quedándonos en el terreno de lo estrictamente musical, diré que aquellas canciones juveniles sonaban infinitamente superiores ahora, con la experiencia adquirida, la confianza ganada, el equipo mejorado y la inestimable ayuda de dos músicos de apoyo extra al teclado y a la segunda guitarra respectivamente.

foto2

El ambiente que se respiraba era ese ambiente especial que se crea en un concierto cuando realmente sabes que sólo estás rodeado de fans, gente tan entusiasmada como tú, cantando en perfecta sincronía cada una de las letras de cada una de las canciones que suenan. Es una sensación impagable pero, por desgracia, no demasiado habitual.

Set-list de la primera noche:

setlist1

SÁBADO 6/12/2014 : THE VERTIGO OF BLISS / ONLY REVOLUTIONS

La segunda noche fue, en mi opinión de humilde espectadora, la mejor de las tres. La gente ya no estaba tan nerviosa, no íbamos a ciegas. Sabíamos que esperar.

Al igual que la noche anterior, tocaron unas treinta canciones; alrededor de dos horas y media de sudor y gritos. Solo que esta vez, era el turno del segundo y del quinto disco.

foto3bEl set abrió fuerte y no hubo ni un momento de respiro. Tuvimos la oportunidad de escuchar canciones que nunca antes habían sido tocadas en directo y otras que llevaban años sin sonar.

La canción With aplomb, de tintes casi barrocos, transportó al público a esa época añorada en la que Biffy solía hacer canciones que sonaban como cuatro distintas en una sola.

En un momento dado, tuvieron un pequeño percance técnico con la afinación de una de las guitarras, y Simon, tratando de conseguir un poco de tiempo, pidió a James que nos entretuviese con alguna historia. El bajista trató de seguir el juego y se aventuró a contarnos cómo cuando ellos tenían entre 16 y 17 años, estuvieron en esa misma sala viendo tocar a Rage Against the Machine. ¿Y cómo continúa el relato? Bueno, todo lo que puedo contaros es que “el público enloqueció”. Riéndose socarronamente y con el problema técnico ya solucionado, Simon alabó su historia y le preguntó si tenía alguna otra igual de buena.foto3

El buen rollo entre ellos y su larga amistad desde que eran niños, deja huella en su música y sobre todo queda patente en los directos. Si la banda se lo pasa bien, tú te lo pasas bien. No falla.

Con Diary of always vimos a Ben salir de su habitual refugio detrás de la batería y colocarse en un primer plano junto a su hermano James para hacer los coros. Se cogieron de los hombros y quedó claro que lo que allí había encima del escenario no era un solamente grupo, sino más bien una familia.

foto4

El apoteósico final llegó con Now the action is on fire!, canción que cierra su segundo disco. La emoción fue in crescendo hasta que, sin poder resistir la tentación por más tiempo, Simon y James arrojaron a un lado la guitarra y el bajo y se lanzaron de un salto dentro del público. El cual los recibió con los brazos en alto y deseando agarrar una de sus piernas, sus brazo, sus zapatos o lo que fuese.foto5

Siguiendo su ejemplo, Ben y los músicos de apoyo aprovecharon también el momento y si no hubiese sido por los de seguridad, tal vez no los habríamos dejado marchar.

De vuelta en el escenario, Simon agarró el micro y, como la noche anterior, pero con mayor rabia esta vez, gritó “¡We are Biffy Fucking Clyro!”

Lo sabemos Simon. Lo sabemos.

Set-list de la segunda noche:

setlist2

DOMINGO 7/12/2014 : INFINITY LAND + OPPOSITES

Todo lo bueno toca a su fin y a pesar de la paliza de los dos días anteriores, el cansancio no afectó en absoluto a la brillante actuación que nos ofrecieron los escoceses durante su último día.

foto6

La perfecta combinación entre singles y canciones más desconocidas y agresivas mantuvo el nivel y el equilibrio que venían llevando los conciertos hasta entonces. La entrega de la banda fue total, llevaban meses preparándose para estos días y supieron aguantar con energía.

 Después de tocar en acústico Break a butterfly on a wheel, Simon pareció emocionarse un poco, y nos confesó como muchas veces sus canciones hablaban de temas y de momentos de su vida muy dolorosos, pero que el escucharnos a todos cantándolas a la vez que él, le llenaba de tal felicidad que sentía que todo había merecido la pena.

foto7

Sin embargo, esa noche había una canción que el público quería oír por encima de cualquier otra: Jaggy Snake.

Jaggy Snake es, según la propia banda, su intento fallido de componer algo en la estela de Bohemian Rapsody, pero con unos toques de locura y math-rock.

Entre tema y tema, conforme se acercaba el final y seguía sin sonar, la gente la pedía cada vez más furiosamente. Conscientes de ello y como colofón definitivo, se la habían estado guardando para el último acto.

No he estado en muchos conciertos de deathmetal ni de hardcore ni nada por el estilo, pero puedo asegurar que el público se volvió loco en un grado todavía no alcanzado hasta ese momento. Fue la guinda sobre el pastel. El broche de oro a una serie de conciertos que será recordada en los anales de la historia del grupo y entre sus fans.

foto8

Se despidieron dando las gracias un millón de veces, casi sin creerse lo que acababan de hacer.

Todavía hoy, cuando lo recuerdo, yo misma soy incapaz de creérmelo.

Set-list de la tercera noche:

setlist3

                    Carlota M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s